Argüelles ganó el Rally de las Bodegas

Lleva casi un año organizar una carrera de autos entre viñedos y montañas. El Rally de las bodegas es un atractivo del turismo del vino en Mendoza que reúne a coleccionistas de autos clásicos del mundo. Este año, atravesado por la pandemia del coronavirus, quedaron afuera cuatro pilotos extranjeros y el circuito se desarrolló con algunos cambios de última hora para evitar la mayor concentración de público.
Aún así, en el segundo fin de semana de marzo, los motores rugieron. La cordillera mostró su mejor cara: cielo despejado, aire puro y el manto de viñedos verde oliva.
“Casi no llegamos a hacerlo. Estuvimos al límite”, admite Alejandro “Bicho” Boverman, el organizador de la competencia, en su 18º edición de la Copa Park Hyatt. Dos días después de concluida la carrera, el 16 de marzo, el Gobierno provincial impuso la orden de aislamiento social obligatorio.
La competencia, organizada por el Club Mendoza Clásicos y Sport, pasó por las bodegas Dante Robino, Viña Cobos, Trapiche, Bressia, Andeluna y Catena Zapata. Los corredores fueron recibidos con frutas, tapeo, pinchos, cazuelas, empanadas y asado. Para beber hubo jugos naturales, agua mineral y una copa de vino. “Esto no es una carrera de velocidad. Es una prueba de precisión”, detalla Boverman sobre el desfile de autos clásicos y sport que recorren los caminos del turismo del vino.
Como un museo rodante del automovilismo, los autos desfilan uno detrás del otro. Los Aston Martin, Alfa Romeo, Maserati, Porsche, Bugatti, Mercedes Benz, Lancia y Jaguar, de entre 40 y 90 años de antigüedad. Transitan suave, con elegancia y belleza infinita. Recorren dos circuitos más promocionados de la provincia del vino, el Valle de Uco y el camino de alta montaña hasta la villa de Uspallata. Es atractivo ver a los lugareños y los aficionados al automovilismo montando guardias en las distintas rutas a la espera del desfile de los coches clásicos.
Un poco de historia
La génesis de la competencia fue 25 años atrás, durante un encuentro del club de propietarios de Porsche.

“Una vez al año nos reuníamos en Mendoza y se nos ocurrió organizar un rally por las bodegas”, dice Boverman. Y recuerda: “En las primeras salidas, cruzábamos a Chile, pero era la época en la que no había tanto tránsito como ahora”. El cruce de los Andes de los autos antiguos duró cinco años: los competidores se cansaron de esperar las largas colas en la Aduana y la ruta congestionada. Eran tiempos de tours de compras a Chile. Entonces los organizadores decidieron concentrar la competencia en los paisajes mendocinos y su combinación con el turismo del vino. Crearon un recorrido de 700 kilómetros en dos días.

El día previo al inicio de la carrera, en general un jueves, los participantes realizan una prueba de habilidad conductiva frente al hotel Park Hyatt, a un costado de la neurálgica Plaza Independencia de la ciudad de Mendoza. Los peatones se detienen para mirar los autos. Son únicos, restaurados y conservados como reliquias por sus dueños. “Son autos que están guardados en el garaje, la mayor parte del año. Por eso, causan sensación al verlos en la calle”, apunta Boverman.
El Rally de las bodegas se disputa en la modalidad de regularidad. Los tableros están llenos de relojes, cronómetros y odómetros. Los pilotos tienen que realizar distintos tipos de pruebas de manejo que deben cumplir en un tiempo preestablecido y exacto. La tripulación se apoya en un instrumental especial con el que están equipados los autos, que facilita la tarea del navegante y lo ayuda en la interpretación de la hoja de ruta. Cada auto tiene un tiempo estipulado para pisar unas mangueritas (presostatos) sobre la ruta. Cada centésima de segundo de más o de menos, son puntos en contra.

Este rally forma parte del calendario nacional del Automóvil Club Argentino (ACA) y a nivel internacional de la Fédération Internationale des Véhicules Anciens (FIVA). Ha sido declarado de interés provincial por el gobierno de Mendoza e incluido en el cronograma Vendimia 2020. Además, integra el campeonato Triple Corona, junto a las fechas del Rally de la Montaña (Córdoba) y las 1000 Millas Sport (Bariloche). Cada año cuenta con el auspicio del Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación.
Quiénes participan
La competencia tiene un límite de 80 autos, de más de 35 años de antigüedad. Tienen mejor hándicap los autos más viejos de entre 1920 y 1930,que son los que, en general, ganan la competencia. El vehículo más antiguo que corrió en la competencia 2020 fue un Lancia, color bordó, de 1926. El paso del tiempo no le impidió a su piloto y copiloto transitar los 700 kilómetros en subidas, bajadas, curvas y contracurvas. El organizador explica que la carrera fue posible desde que Mendoza empezó a tener buenas rutas productivas, y las bodegas abrieron sus puertas al turismo. “Necesitamos caminos en buenas condiciones y la camaradería de las bodegas anfitrionas”, advierte.
De los 80 competidores, hay 20 que compiten por el podio: se entrenan todo el año y estudian el recorrido y la dificultad de la carrera para lograr la precisión. Otro grupo intermedio, se esfuerza por alcanzar a ese grupo de avanzada y unos 20 participantes, se suman al desafío para disfrutar de los paisajes, los vinos e interiorizarse del mundo de los autos clásicos. “Participo desde el primer rally. Para mí es un momento para compartir con otros pilotos la afición por los autos y disfrutar de estos paisajes maravillosos “, dice Chiche Zaina, ex piloto mendocino y coleccionista de autos.

Un cambio de época que muestra la carrera es que cada vez hay más participación de mujeres. “Primero venían como copilotos, acompañaban a su marido o novio, después empezaron a conducir los autos y ahora tenemos tripulaciones completas de mujeres”, comenta Boverman.

La pandemia del coronavirus se coló en esta edición y dejó afuera a participantes del extranjero. El último día, los organizadores debieron dar de baja a cuatro corredores suizos. Tuvieron que quedarse en Buenos Aires, no alcanzaron a llegar a Mendoza. Fue una decisión de la empresa para la que trabajan, una entidad financiera suiza que les recomendó no trasladarse dentro de Argentina y retornar a su país. También la organización suspendió una parte del certamen porque concentraba la mayor cantidad de público: el Desafío Pulenta Estate, una carrera con dos autos en partida simultánea que van eliminando hasta consagrar a un ganador.
Las paradas obligadas en bodegas
Cuando comenzó el rally eran muy pocas las bodegas abiertas al turismo. Ahora el enoturismo ha crecido de manera exponencial en el Gran Mendoza y el Valle de Uco, el paraje ubicado a 80 kilómetros de la ciudad de Mendoza. Son seis bodegas como base de la competencia. Ofrecen su maravillosa conjunción de montaña, viñedo, y el atractivo de sus vinos de calidad y gastronomía elaborada con productos regionales. La parada obligada en bodegas es un combo atractivo para los competidores, muchos de ellos son expertos turistas y amantes de la cultura enogastronómica.

La competencia reúne a bodegas nuevas y antiguas. Algunas del siglo pasado, muestran sus techos de adobe, sus galerías coloniales y otras, más modernas, fueron construidas con naves de cemento y piedra, última tecnología en tanques de acero inoxidable y hasta paneles de energía solar.
El consumo de alcohol está controlado y limitado. Solo una copa de degustación por participante. “Muchos se quejan, creen que les escondemos el vino, pero no se puede beber más porque están en una competencia”, cuenta la encargada de turismo de una de las bodegas participantes.

La cupé Mercedes Benz 1956, con el número 18 de la competencia, gira por la ruta productiva 82 que une Tupungato con San Carlos, y atraviesa el prolifero Gualtallary, tierra de excelentes vinos. El piloto y su acompañante ingresan por una calle pedregosa, entre viñedos, con una vista impresionante de la cordillera de los Andes como telón. Uno de los instructores de la carrera registra el momento exacto en el que la cupé atraviesa el portal de la bodega Andeluna. Estacionan, junto a la colección de autos, descienden y caminan, ansiosos por degustar los vinos de alta gama. La terraza con vistas a la cordillera y el viñedo, de un verde inglés de época de cosecha, los recibe.

La bodega Andeluna pertenece a la familia Barale y el 70% de sus vinos se exportan. "Me gusta que los corredores vengan a disfrutar. Si bien en Mendoza es conocido este rally, en muchos sitios del país no hay referencias de esta competencia única”, explica Maria Barale, propietaria de la bodega de Gualtallary. Y comenta que, desde 2014 creció mucho el enoturismo en la región. Su bodega recibe alrededor de 20 mil visitantes al año, más del 90% extranjero y la mitad de ellos, brasileños.
Es el segundo año consecutivo que el Rally pasa por Andeluna. El almuerzo preparado por el jefe de cocina Juan Pablo Miguez incluyó crocante de trigo, humus de zanahorias, garbanzos y pimienta verde; rolls de jamón crudo, parmesano y manzana verde; cazuela de humita, pasteles de osobuco al malbec; pollo al chardonnay y pinchos de cerdo, pimientos, cebollas y ciruelas.. “Cada uno de nuestros platos están maridados con los vinos de la bodega”, apunta Barale. En vino que se eligió para los invitados al rally fue el espumante elaborado por el enólogo Manuel Gonzalez Bals, con el método champenoise.

Otra parada fue en Bressia Casa de Vinos (Alto Agrelo, Luján de Cuyo). Los corredores fueron agasajados con sándwiches variados, bocados en pan brioche y macarrons rosados, maridados con el espumante Sylvestra La Vie en Rosé. “Este año decidimos recibir a los participantes con nuestros más ricos espumantes”, comentó Marita Bressia, export manager de la bodega familiar. La degustación incluyó el espumante Bressia Royal y Bressia Profundo, un corte de altísima gama.
Aventura en caminos sinuosos
En sus dos décadas de competencia, el Rally de las bodegas (que se realiza una semana después de los festejos centrales de la Fiesta de la Vendimia), ha transitado los caminos sinuosos del vino con lluvia, vientos fuertes o tardes agobiantes de sol. Por suerte no han tenido accidentes graves, en parte porque los autos circulan a una velocidad controlada, no más de 70 kilómetros por hora.

Las anécdotas corren entre brindis. El último día de la competencia 2019, los sorprendió un diluvio. “La mayoría de los autos son convertibles pero, por ser antiguos, el techo hay que levantarlo y armarlo de manera manual”, dice Boverman. Y recuerda que muchos competidores ni siquiera llevaban el techo porque el día había amanecido despejado”. En consecuencia, a la mayoría se les empapó el auto, el interior de algunos vehículos parecía una bañadera.

"Cuando corríamos con los Porsche se nos salió una rueda delantera a la salida de un túnel en el camino de alta montaña. Tuve que aferrarme al volante y logre frenar hacia un costado, a poco del precipicio. Ahí nos quedamos bastante tiempo hasta que nos vinieron a buscar. Fue un pequeño susto”, describe risueño Chiche Zaina.
El periodista Mauricio Llaver, que ha participado siete veces de la competencia como acompañante de pilotos, resume la experiencia: “Es mucho más que una competición deportiva, porque en el fondo es una gran ventana para mostrar lo mejor de Mendoza: la montaña, los paisajes, los hoteles cinco estrellas, la calidad de sus vinos, la arquitectura de las bodegas y el desarrollo de su gastronomía. El Rally es una oportunidad de pasarla bien en una provincia que ofrece una alta calidad de vida”.

Durante el atardecer del segundo día, llegó el final de la carrera 2020. Al podio, en el primer lugar, subieron Lucas Argüelles y Tomás Huergo, a bordo de un Fiat 520 de 1926. En segunda posición quedaron Alejandro López y Gabriel Gourovich, con un Delage DMS de 1927. Y terceros, Daniel Erejomovich y Silvana Giuggiolini, que corrieron en un Triumph TR3 B, de 1962.

La celebración de los pilotos estaba cantada: brazos en alto, risas y un baño de champán.

Roxana Badaloni para Clarin




Calendario confirmado y novedades de la CDA para el Campeonato Sport Historico 2020,

A poco más de un mes del inicio del Campeonato 2020 el 12 de marzo con la primer fecha, el Rally de las Bodegas, ha sido confirmado el calendario 2020 según las fechas solicitadas por los clubes organizadores y el reglamento actulaizado.

Consolidado desde hace más de 10 años con las pruebas tradicionales en sus mismas fechas, se confirma nuevamente el Rally de las Escuderías cuya primera edición fue en 2019.
Se conforma así de 9 fechas puntables repartidas equidistantes a lo largo del año de manera de contribuir a fomentar una mayor participación.

Siguiendo esta línea la Subcomisión Histórica ha decidido establecer 2 categorías nuevas con Trofeos anuales:
"Copa Sport Damas", para tripulaciones cuyos ambos integrantes sean mujeres
"Copa Sport Under 30" para tripulaciones cuyos ambos integrante tengan hasta 30 años de edad.

Para fomentar una mayor participación la CDA además bonifica con un 50% de descuento en las licencias tanto para toda participante dama como a todos los participantes de hasta 30 años de edad.
Se recomienda a los organizadores, en la medida de sus posibilidades, establecer un descuento especial en los valores de inscripción para quienes participen de estas 2 nuevas categorías.

Calendario Regularidad Sport Historico ACA 2020

12/03/2020 XVIIIº Rally de las Bodegas
18/04/2020 Rally del Oeste Porsche Classic
30/05/2020 Rally de Otoño Fundacion Lory Barra
27/06/2020 Rally de la Oveja
08/08/2020 Rally de Invierno
03/09/2020 15ª Rally de la Montaña
03/10/2020 Rally de las Escuderias
07/11/2020 Rally Pre Mil Millas
25/11/2020 XXXIIª 1000 Millas Sport de la República Argentina

Mas información: www.gareclassiche.com.ar






© 2015 GareClassiche